exilioazulón

Getafe y Leganés, destinos diferentes.

Recientemente tuvo lugar una nueva edición del conocido por la afición azulona como “Derbi de la risa”: el enfrentamiento del filial azulón contra el eterno rival, el Leganés. Un derbi atípico que ya se está convirtiendo en todo un clásico de las últimas temporadas. Mientras que los pepineros se encuentran en la categoría que históricamente les ha correspondido, es el Getafe y su filial los que llevan ya varias temporadas alcanzando unas cotas deportivas inimaginables años atrás. Para promocionar el derbi, el Leganés decidió sacar un vídeo atacando al rival con el manido sambenito sobre el número de aficionados. Esto animó la semana en foros y redes sociales, donde proliferaron los clásicos piques entre unos y otros.

Siendo este un blog sobre fútbol modesto, que mejor excusa para hablar de esta pequeña gran rivalidad y del fútbol modesto del sur de Madrid.

Clubes similares, diferentes caminos.

El Getafe fue fundado bajo la denominación Club Getafe Deportivo un 19 de mayo de 1923, siendo re-fundado a lo largo de la historia en dos ocasiones, en 1946 y en 1983, conservando en ambas campo, colores y abonados. Por su parte, la fundación del Leganés data de un 23 de junio de 1928. Debido a la Guerra Civil y sus consecuencias, ambos equipos participarían de forma irregular en competiciones regionales hasta 1946, siendo a partir de la década de los años 50´ cuando se puede comenzar a hacer una comparativa de lo conseguido por ambos clubes.

1

El Leganés debuta en 3ª división en la temporada 54/55, tres años antes que el Getafe, que no lo haría hasta la 57/58. Los pepineros disputarían seis campeonatos consecutivos en dicha categoría, descendiendo finalmente a categoría regional en la 59/60. Las siguientes 18 temporadas las pasarían en categorías regionales, con excepción, de tres participaciones en 3ª en los años 60. En todos ese tiempo el Getafe seguiría una trayectoria opuesta a la de su vecino, manteniéndose en la división de bronce del fútbol español durante todos esos años con excepción de 2 temporadas a finales de los 60.Los azulones llegarían a disputar incluso una promoción de ascenso a segunda en la temporada 59/60. Sin embargo, no sería hasta la temporada 75/76 cuando el Getafe conseguiría finalmente el histórico ascenso a la división de plata del fútbol nacional. Por aquel entonces el eterno rival continuaba en categoría regional.

Get-Leg

Tras 6 históricas temporadas en segunda el Getafe desciende a 3ª  división por impagos en la 81/82, categoría en la que compite el siguiente curso hasta que, desgraciadamente, tiene que ser re-fundado por problemas económicos. Después de cuatro ascensos consecutivos el Getafe retornó a la 2ªB división en la 87/88. Esa misma temporada, y tras diez cursos en 3ª, haría lo propio el Leganés. Desde entonces, y hasta la temporada 03/04, ambos alternarían 2ª y 2ªB, mostrándose el Leganés superior a su eterno rival por primera vez en su historia. Los pepineros jugarían su primera promoción de ascenso a 2ª en la temporada 89/90, 32 años después de que lo hiciera el Geta. Finalmente, el Lega alcanzó la 2ª división por primera vez en la 93/94, casi dos décadas después de que lo hiciera el Getafe, categoría en la que se mantendrían hasta su descenso a 2ªB en 2004. Además, el Lega llegaría a rozar el ascenso a 1ª en la 95/96. Los azulones, por su parte, regresaron a la división de plata en la 94/95. Tras sufrir varios descensos a 2ªB, conseguirían hacer historia en la 03/04 donde, tras dos temporadas consecutivas en segunda consigue el histórico ascenso a 1ª división.

Así pues, podemos decir que en más de 6 décadas de rivalidad deportiva, el Getafe se mostró considerablemente superior hasta su re-fundación en la década de los 80. Durante la década de los 90 un Leganés asentado en 2ª estaría ligeramente por encima de un eterno rival que sufriría dos descensos a 2ªB. Finalmente, el siglo XXI las distancias volverían a ampliarse, ya de manera abismal, a favor de los azulones.

Masa social de ambos clubes.

Volviendo al provocativo vídeo lanzado por el Leganés, toca hablar de masa social de uno y otro equipo. Y lo cierto es que en este asunto, por razones lógicas que posteriormente veremos, el Getafe también se mostró por encima de su vecino desde muy pronto.

3

Durante las primeras décadas de rivalidad dos hechos determinarían una masa social sensiblemente mayor en Getafe. Por una parte, en los inicios de esta rivalidad deportiva la capital del sur de Madrid contó con una población más numerosa y, por lo tanto, con un mayor arraigo en la ciudad en décadas posteriores. Por otra parte, el hecho de competir en categorías superiores también facilitó que más gente se acercara al fútbol en Getafe. Especialmente, aquellos años en segunda división a finales de los 70 y principios de los 80 contribuirían a crear una importante masa social en Getafe.

7

Si nos remitimos a época ya más reciente, con un Leganés mucho más asentado en segunda que su eterno rival, y con una población ligeramente superior, los datos muestran estas importantes diferencias. En las últimas 5 temporadas del Leganés en segunda hasta su descenso en 2004, la asistencia a Butarque fue de 2.477 espectadores de media. En esos años, en las últimas 4 del Getafe en dicha categoría la asistencia media fue de 5.041 espectadores. Por poner otro ejemplo equiparable, en estas últimas 3 temporadas del Alcorcón en segunda la asistencia ha sido de 2.947. En Vallecas, por su parte, la asistencia en sus últimas 6 temporadas en primera ha sido de 10.451, inferior a los 11.028 que han asistido de media al Coliseum en primera. Sin embargo, en la división de plata el Rayo muestra la asistencia más alta entre estos clubes, con 9.519 de media.

Por otro lado, cuando allá por 1996 el Lega se jugaba ascender a primera división, la asistencia no superó nunca los 5.000 espectadores, una cifra similar a la vista en los dos últimos finales de temporada de un Alcorcón soñando con la primera división. Por su parte, el Coliseum registro sus primeros llenos en sus últimos partidos de 2ª división, donde casi 15.000 seguidores azulones llevaron en volandas a su equipo.

4

Otro elemento a tener en cuenta es el de sus respectivos estadios. El Coliseum se construiría en 1998, una temporada después de la construcción de un Butarque para 8.000 espectadores que, en realidad, nunca se ha llenado. El nuevo campo del Getafe se construyó para acoger a 14.531 espectadores, casi el doble de aforo que el feudo pepinero, en previsión lógica de una asistencia potencial considerablemente mayor. El estadio azulón sería incluso ampliado años después para dar cabida a una masa social que demandaba un estadio más grande. Lo que terminaría haciendo después Ángel Torres con esa masa social es caso aparte.

Así pues, con los datos y los antecedentes históricos, no sorprende que el famoso vídeo lanzado por el Leganés sentara de manera cómica entra los aficionados getafenses. A la afición azulona le duele, y mucho, la situación que lleva años sufriendo. Pero no parece tomarse muy en serio provocaciones así procedentes de Leganés.

1472848_10201168078939754_908901450_n

La lluvia aguó finalmente la última edición del derbi de la risa. Tan solo 1.000 espectadores acudieron finalmente a ver la ajustada victoria de Leganés contra el filial azulón. Cifra similar, o incluso inferior, a la que suele verse en los Getafe B-Leganés del Coliseum. Y muy lejos de aquellos 3.000 azulones que acudieron a la primera edición de este histórico derbi en septiembre de 2010.

Diferentes clubes y municipios

Para entender las diferentes trayectorias de ambos clubes hay que comprender primero las diferencias demográficas y socio-económicas de ambos municipios desde su constitución hace más de 7 siglos. Debido a su proximidad y, probablemente, a casualidades varias, el destino quiso que la ciudad de Getafe se terminara asentando, allá por el siglo XIV, en torno al camino real que unía Madrid con Toledo. Desde entonces, el destino del municipio estaría ligado a la importancia de las distintas rutas (primero caminos y calzadas, y más tarde ferrocarriles) que la atravesarían. Esta privilegiada localización impulsó al municipio como epicentro socio-económico de la zona, atrayendo de esta manera importantes instituciones sociales, militares y religiosas. Así pues, en Getafe se terminaría constituyendo una de las bases aéreas más antiguas de España, erigiéndose el municipio como cuna de la aviación española. Además, pese a partir con similar número de habitantes en el año 1900, durante la primera mitad del siglo XX Leganés se mantendría como un pueblo eminentemente agrícola, mientras que Getafe se convertía en una referencia industrial al sur de Madrid. Ya más adelante, con el municipio ya formalmente reconocido como Capital del Sur de Madrid, se terminaría asentando otras importantes instituciones, como la diócesis, un hospital universitario referente en toda España o el rectorado de una de las universidades más importantes del país. El municipio de Leganés, al no encontrarse en sus inicios en medio de importantes rutas comerciales, no se pudo ver favorecido por los beneficios que dicho transito sí que dejaría en el municipio vecino, quedando relegado como un municipio menos relevante a todos estos niveles.

2

Por otra parte, este mayor desarrollo socio-económico e institucional determinaría una distinta evolución demográfica durante gran parte del siglo XX. En 1900 ambos municipios cuentan con una población similar. No obstante, en 1960 Getafe ronda los 40.000 habitantes, por los escasos 7.655 de Leganés. En aquella época un ciudadano de Leganés que quisiera adquirir algún producto menos habitual probablemente tendría que acudir a Getafe a por él. Más tarde el boom demográfico terminaría equiparando a ambos municipios. Desde la década de los 80´ Leganés ha contado con una población ligeramente superior a la de su vecino. En la actualidad, la población de uno y otro es de 186.000 y 172.000 respectivamente.

6

En cualquier caso, es fácil imaginar como estas condiciones socio-económicas iniciales y ese desarrollo demográfico más temprano en Getafe pudieron marcar las diferencias iniciales entre los clubes de fútbol de ambos municipios. Podemos observar igualmente el ejemplo de Vallecas y su principal club de fútbol. El Rayo Vallecano era un equipo similar a Getafe o Leganés desde su fundación en 1924, con la ligera ventaja de ser menos periférico. Sin embargo, el boom demográfico fue algo más temprano y, sobretodo, mucho más espectacular en el distrito de Vallecas. Desde los años 50 Vallecas experimentó un crecimiento descomunal, alcanzando una población que no tenía nada que envidiar a la de importantes provincias españolas. Este crecimiento dotaría al club de una estructura y unos recursos que les permitiría asentarse en la segunda división del fútbol español desde finales de los 50, y alcanzar por primera vez la élite del fútbol español a finales de los años 70. A día de hoy estas diferencias se mantienen, representando la población del distrito de Vallecas aproximadamente el doble de la de municipios más al sur, como puedan ser Getafe, Leganés o Alcorcón.

Héroes y gestas mayores.

Durante gran parte del siglo XX parece lógico que los éxitos deportivos llegaran antes a Getafe que a Leganés por una cuestión principalmente demográfica. De igual manera que se dieron las condiciones para que el Rayo creciera antes y más que el Getafe o cualquier otro modesto de la región. En el último cuarto del siglo XX, pese a que Getafe se mantendría como ciudad de referencia en la zona sur de Madrid, el impulso demográfico terminaría equiparando el potencial deportivo de Getafe y Leganés. Sin embargo, un 19 de junio de 2004 Pachón y otros héroes decidieron poner más tierra de por medio entre ambos clubes, iniciando la época más gloriosa de un modestísimo equipo que sigue empeñado en codearse entre los grandes.

8

El azar puede determinar el destino de muchos pueblos. Parece que al destino de Getafe le haya acompañado siempre un halo de suerte y de grandeza. Al igual que hace siglos algo quiso que el municipio se convirtiera en referencia dentro de la región, algo también quiso que la pelota le entrara al Getafe hace ahora una década. Mientras que algo quiso que no le entrara al Leganés allá por 1996, ni al Alcorcón estas últimas dos temporadas. Pachón decidió meter cinco goles como cinco soles en Tenerife. El y otros héroes conseguirían gestas que terminarían cambiando radicalmente la historia del modesto equipo de fútbol de una pequeña gran ciudad. Gestas que han conseguido que, a diferencia de sus vecinos municipios, el nombre de Getafe sea, a día de hoy, conocido a nivel mundial. Héroes que impulsaron el nombre de la ciudad, marcando diferencias ya abismales en lo deportivo entre su equipo y el eterno rival. Gestas que, por cierto, hubieran resultado imposibles sin el apoyo y el empuje de esa gran afición. Una afición que ya mostró al mundo lo numerosa que puede llegar a ser. Y que, al margen de cifras, nunca dejó de demostrar su verdadera grandeza.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en noviembre 27, 2013 por .
A %d blogueros les gusta esto: